Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

México tiene una relación estrecha, cordial y familiar con la muerte; A diferencia de otros países donde hablar de ella es un tabú o asunto casi prohibido, los mexicanos hemos hecho de este curso natural de la vida, una tradición cubierta de sátira y mística.

No me quiero mal explicar, apreciable lector, no significa que la muerte no duela cuando toca a la puerta para llevarse a un ser querido, me refiero a que una vez pasada la dolorosa etapa del duelo, los mexicanos la asimilamos de tal manera, que la tratamos por unos días como uno de nosotros, de tú a tú; comemos con ella, platicamos con ella, le cantamos y adornamos su llegada con la colorida flor de cempasúchil

La celebración tiene sus orígenes en la época precolombina, donde nuestros antepasados llenaban de comida las tumbas de las personas fallecidas, pues creían que el camino a recorrer era muy largo, y necesitarían de provisiones para poder llegar al lugar de los muertos.

Con la llegada de los españoles, se hicieron adaptaciones a estas tradiciones, añadiendo la figura del catolicismo a través de la presencia de imágenes religiosas en las ofrendas, con lo cual, según los españoles, le quitarían el sentido pagano a esta costumbre de los pueblos del nuevo continente.

El Sueño de una Tarde Dominical en la Alameda del muralista Diego Rivera, es quizá una de las mejores representaciones gráficas de lo que la muerte significa para los mexicanos. Está ahí, al centro, elegante, frente a todos, en su emblemático representación de catrina.

La tradición del día de muertos tiene grandes variaciones en todo México, no sólo en la forma de colocar una ofrenda, sino en el acompañamiento que cada región hace de sus muertos durante esta singular época del año.

En Pomuch, Campeche, por ejemplo; los familiares de las personas fallecidas acuden a las tumbas para exhumar los restos óseos y limpiarlos, previo al inicio de las fiestas de noviembre. Durante este proceso -único en el mundo, por cierto- los deudos platican con los restos humanos para ponerlos al tanto de lo que ha ocurrido durante el último año.

El ritual también consiste en colocar la ofrenda en sus casas; en esos días, los familiares no pueden mostrar sentimientos de enojo o tristeza, sino que deben anteponer la alegría y el respeto por el ser querido que se encuentra entre ellos.

Michoacán es otro gran ejemplo de la tradición mexicana. En Pátzcuaro, los familiares de los muertos adornan las tumbas con flor de muerto y las iluminan con veladoras. Durante estas fechas, los michoacanos de esta región pasan la noche en vela en las tumbas de sus muertos, con la creencia de que sus seres queridos regresan en estas fechas.

Por toda la república se puede ver esta colorida tradición. Caminos de cempasúchil desde la calle y hasta las mesas de las ofrendas. Mariachis en los panteones y un ambiente de fiesta contrario a los sentimientos que la muerte provoca.

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Este Jueves los dirigentes del Partido Acción Nacional (PAN), Carlos Carreón, Juan Manuel Cambrón del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y Refugio Rivas, de Movimiento Ciudadano (MC), entregaron la carta intención para la creación del Frente Ciudadano por México en Tlaxcala, ante la presidenta del Instituto Tlaxcala de Elecciones, Elizabeth Piedras.